none
 
     
 
     
     
 
none

El Gran Tour

   
   
   
 

Conocer Estambul


José María Díez

Cuando se ha visitado la incomparable Santa Sofía, cuando se ha descubierto ante nuestros ojos la bella Mezquita Azul, cuando hemos admirado el Palacio de Topkapi, cuando nos hemos deleitado con las sabrosas comidas autóctonas, acompañadas con los vinos del país, cuando hemos vivido el Gran Bazar, cuando hemos paseado por sus pintorescas calles, parece de repente que ya conocemos esta incomparable ciudad.

Conocer Conocer Conocer

Pero lejos estamos de la realidad, pues los lugares descriptos anteriormente son los más destacados, pero solo una pequeña parte de los existentes en este Estambul actual, cargado de historia y lleno de sitios que la recuerdan y testifican.

Actualmente Turquía es un estado laico, proclamado por Kemal Atatürk, que se conserva en nuestros días, aunque el actual presidente Tayyip Erdogan, es un islamista moderado y la corriente para que Turquía sea de nuevo un estado islámico, es más fuerte día a día, aún teniendo en cuenta los fracasos de la primavera árabe sobre todo en Egipto y el enorme influjo que proyecta la Comunidad Europea a la que quiere incorporarse Turquía, lo más rápidamente posible.

Los muchos años de islamismo dejaron preciosas mezquitas, siendo la más destacada la Mezquita Azul, pero desde luego no la única. Les mencionaré y si van a Estambul no dejen de visitarla: la Mezquita de Sokollu que construyó el famoso arquitecto Sinan, dicen que por orden y "mando" de la hija del Sultán Selim II. En fin ya ven ustedes que también en Turquía cuando las mujeres mandan, pues eso: "mandan". ¿Se imaginan a los antiguos sultanes con cientos de mujeres y todas mandando?

Mucho más moderna y construida en estilo barroco es la Mezquita de Nuruosmaniye, que queda cercana al Gran Bazar y en donde un servidor entró a rezar, suplicar e implorar al gran Alá, que el Gran Bazar no fuera una fuente de dispendio para mi mujer. Creo que no puse todo mi fervor en la petición, aunque si escuche una voz en mi interior que decía: ayúdame un poco, no le des dinero. !Demasiado tarde!

Solamente para su curiosidad les diré que esta mezquita fue construida entre los años mil setecientos cuarenta y tantos y el mil setecientos cincuenta y tantos y fueron los hermanos y sultanes Mahmut I y Osman III, los responsables que hoy podamos contemplar esta mezquita y hasta como en mi caso, rezar en ella, que para eso están. Si quieren aparte de dar riendas a su espiritualidad, contemplar una antigua mezquita, pues vengan a la plaza Beyarit, el Forum Tauri (Plaza de Toros) que el emperador Teodosios mandó construir, y ya de paso también una estatua de él mismo montado a caballo y sobre una columna de unos 40 metros de altura.

El sultán Fatih construyó su palacio en esta plaza, hoy es el edificio central de la Universidad y en la plaza Beyarit con frecuencia se celebran manifestaciones políticas estudiantiles. Lo más destacado de la plaza es sin duda la sin igual mezquita Beyarit, que según los entendidos es una mezquita de arquitectura otomana clásica. Mis conocimientos de arquitectura otomana no son suficientes para darles a ustedes una descripción y apreciación sobre la pureza de este estilo en esta particular mezquita. Sí les puedo asegurar que por muy estilo otomano que tenga es una continuación de las grandes iglesias ortodoxas, presentando su planta principal una cruz latina invertida y esto más bien es clásico ortodoso o cristiano. En cambio el pórtico con sus 25 cúpulas, el patio con su bella fuente de abluciones y el conjunto general de columnas de mármol rojo y blanco que lo rodean, sí podemos catalogarlo como de estilo otomano.

Su nombre de Beyarit coincide con el del sultán que la mando construir (1481-1512) y ya de paso admiren la majestuosa torre de Beyarit, 85 metros de altura, situada en la misma plaza, que en sus tiempos servia como observatorio de incendios y hoy en día a través de las luces de neón instaladas en la plata alta advierten a los habitantes de Estambul y también a los visitantes, de las previsiones meteorológicas. También supongo que el color rojo será "calor o mucho calor", el azul, frío y el blanco sin duda es nieve a la vista. En mi estancia en la ciudad no funcionaban las luces de la torre por lo supuse que el pronostico era "ni frío, ni calor".

Cerca de Beyarit, en la plaza de Aksaray, encontrarán el singular edificio de la mezquita de Lâleli. La mezquita de Bodrum es el clásico ejemplo de iglesia cristiana (Marelaion, siglo X) transformada en mezquita. Y terminaré, no por agotamiento de inventario, con esto de las muy numerosas y bellas mezquitas de Estambul, no sin antes mencionarles la grandiosa mezquita de Solimán el Magnifico (1520-1566) el más grande e importante sultán del Imperio Otomano.

Su imperio llegó casi a tener la extensión territorial del imperio bizantino en tiempos del Emperador Justiniano. Y aquí también aparece otra vez el arquitecto Sinan, más de 400 obras en su haber, entre ellas numerosas mezquitas, pero la Mezquita de Sulimán el Magnifico fue sin duda su grandiosa obra y la gran contribución de Suliman y Sinan al mundo de las mezquitas, bellas mezquitas de la incomparable ciudad de Estambul que antes fue Constantinopla y Bizancio.

En aquel entonces todo sultán que se preciase tenía que construir su mezquita, para que perdurara su memoria a través de sus obras. Solimán el Magnifico coetáneo de Carlos I (V) y Felipe II y que tanto contribuyó a la grandeza del Imperio Otomano, no podía pasar a la historia sin su mezquita. Así que ni corto ni perezoso pero si algo tardío, puso manos a las obras y al bolsillo, pues los anales dicen que el coste fue de 60.180 "akce" moneda de aquel entonces. Unos 45 millones de euros actuales. Seguramente financiados por judíos españoles, pues el Imperio Occidental ósea el Español con sus grandes cantidades de oro y plata provenientes de America y con sus vellones, reales y maravedís cuyo valor oficial era inferior al que en realidad tenían y sobre todo en el exterior, se lo podía permitir.  Y no olvidemos que los judíos españoles expulsados por los Reyes Católicos y establecidos en Estambul eran los "brokers financieros" del Imperio Otomano, muy apreciados por los sultanes con Solimán el Magnifico incluido. Bueno, financiada o no con el oro y la plata española, la construcción de la mezquita que tuvo que emplear a más de 3.000 obreros se retrasaba.

Sinan, el arquitecto, que estaba pluriempleado, no le ponía mucho empeño a esta obra, hasta que fue agriamente amonestado por el sultán. Reconciliose el sultán con el arquitecto al ver terminada la obra "la obra maestra de Sinan" y en prueba de agradecimiento Solimán le cedió el honor, el día de la inauguración, de abrir la puerta de la mezquita con la llave de oro. No sabemos si la llave pasó a ser propiedad de Sinan y si este recibió sobresueldos en B para terminar la mezquita antes de la muerte de Solimán.

Desde luego, la mezquita es grandiosa y está construida en medio de un jardín de 250 m por 150 m. Delante de la mezquita, el patio y las columnas, típico de las mezquitas y el estilo otomano, detrás el cementerio con los mausoleos del sultán Solimán y su mujer la sultana Hurrem. Aquí hay que resaltar que el Imperio Romano de Oriente y el cristianismo dejaron una huella profunda en la Turquía Otomana.

Las mezquitas por lo general funcionaban de forma  que parecía calcada de los monasterios cristianos de la Edad Media. Se debían financiar y cubrir sus necesidades por si mismos.  Mucho más la Mezquita de Solimán El Magnifico que tuvo que soportar un coste y un sobre coste excepcional.

En la ancha Castilla del Imperio Español, sus iglesias con sus necesidades eran mantenidas por los fieles que tenían que pagar cual tributo religioso, los diezmos y las primicias de sus cosechas, para que Dios nuestro Señor, el señor Conde y el señor Obispo, estuvieran contentos. Pero volvamos al Estambul más esplendoroso de todos los tiempos, al Estambul de Solimán El Magnifico y a su mezquita que poseía hasta cuatro "madrasas" (Escuelas coránicas).

Como todas las mezquitas, tiene patio interior rodeado por un pórtico con 28 cúpulas sustentadas en 24 columnas y según el experto guía 12 son de color rosa, 10 de color blanco y 2 de color pórfido (entre rojo y marrón) pero no pude comprobar con exactitud este detalle. Esta mezquita solo posee cuatro miranetes, y en la base de uno de estos miranetes según la leyenda se enterró todas las piedras preciosas, diamantes incluidos que el Sha de Persia Tahmasp había aportado graciosamente para la construcción de la mezquita ¿será verdad? Solimán no consideró, o bien considero como ofensa, la donación de Tahmasp y por eso mandó enterrarla ¿será verdad?

Vuelvo a repetirles que la mezquita es impresionante con sus casi 5.000 m2. Cinco mil personas pueden rezar al mismo tiempo en su interior. La segunda mezquita más grande Estambul solo por detrás de la Mezquita del Sultán Ahmet o Mezquita Azul. Cúpula central de 26,5 de diámetro y 50 metros de altura, semicúpulas con 23 m. de diámetro, vidrieras llamativamente hermosas, realizadas por Sarhos Ibrahim.

Se dice que en la cúpula interior y así lo proclaman los guías turísticos hay un trozo de "Hacerül Esvet" la piedra sagrada de La Meca o piedra negra. Loa azulejos de Iznik están presentes en esta mezquita también. El propio arquitecto Sinan tiene su mausoleo en esta mezquita, que fue su obra maestra. Muchas más cosas les contaría de la mezquita, del Sultán Solimán, de su intrigante esposa Hürrum, de Sinan el omnipresente arquitecto.... Pero tendrán que esperar.


none