none
 
     
 
     
     
 
none

Check-In

   
   
   
 

Hostería Hacienda Pinsaquí


José Bañuls

En el corazón de la provincia de Imbabura, en las afueras de la turística localidad de Otavalo famosa por su mercado indígena, se encuentra la Hacienda Pinsaquí, rica en siglos de historia, tradiciones y leyendas. Si usted es aficionado al genero televisivo de los "culebrones", sin ninguna duda en este hermoso lugar se sentirá como el protagonista de su serie favorita. Créalo, no le faltará detalle.

Hostería Hostería Hostería


Su ubicación junto a la carretera Panamericana le facilita un cómodo acceso y sitúa cualquier punto a una relativa cercanía, como la localidad de Ibarra, las lagunas de Cuicocha, San Pablo o Mojanda y todos los pequeños y pintorescos poblados de sus alrededores.

Edificada en 1790 esta extraordinaria Hacienda Colonial, funcionó como fábrica textil a inicios de la Colonia, empleando hasta a 1.000 trabajadores indígenas de la zona. Varios de los productos realizados, fueron exportados a Estados Unidos en el siglo XVIII, desde donde obtuvieron gran prestigio internacional.

A lo largo de sus siglos de historia, en Pinsaquí se han hospedado numerosos e ilustres invitados, incluyendo entre ellos al general Simón Bolívar. La Hacienda es el lugar ideal para personas entusiastas y aventureras, para familias grandes y para quienes gustan del relax en un entorno diferente al habitual.

En la Hacienda encontrará un excelente restaurante, un bar con terraza ajardinada, salón de lectura, jardines exuberantes con estanques y llamas en libertad, grandes suites de lujo con chimenea, paseos a caballo (la gran pasión de la familia propietaria de la hacienda) y muchas otras actividades que se le irán ofreciendo.

En su vertiente histórica hay que destacar que cuando el presidente ecuatoriano Gabriel García Moreno mantuvo serios enfrentamientos con la vecina Colombia, fue precisamente aquí donde se firmo el tratado que devolvió la paz, llamado "Tratado de Pinsaquí" en honor el lugar. Desde entonces, las cinco últimas generaciones de la familia Freila-Larrea han conservado la propiedad de la Hacienda manteniendo fielmente su historia.

Al entrar en el impresionante complejo de la Hacienda, el visitante se encuentra en un marco encantador y hogareño, con numerosas chimeneas repartidas por todas las estancias y que se encienden a diario, pues aunque estamos en el ecuador, la altura hace que especialmente las noches sean frescas. Las antigüedades y objetos de arte le encantarán, así como los fantásticos candelabros y buena parte del mobiliario, traído todo desde España y Francia en generaciones pasadas.

A los dueños de la Hacienda les gusta dar la bienvenida a los grupos de huéspedes y por las tardes se realiza habitualmente un brindis con todos ellos, y el representante de la familia suele narrar una historia en la que siempre es el caballo una parte importante de la misma. La atmosfera en Pinsaquí es cálida y amable logrando que el huésped se sienta más como un amigo lejano invitado, que como un cliente.

En el restaurante se pueden disfrutar tanto los más conocidos platos internacionales como una muestra delicada de la gastronomía ecuatoriana, regado con una excelente colección de vinos, entre los que me agradó enormemente encontrar una acertada selección de vinos españoles.

Un lugar lejano que bien merece una visita, especialmente para aquellos que ya lo han visto todo y que encontrarán en la Hacienda Pinsaquí un lugar a recordar con afecto.

Más Información
Hostería Hacienda Pinsaquí
Carretera Panamericana Norte, Km. 5
Tel.: +593 6 2946 116 / Celular: +593 9 9727 652
Otavalo - Ecuador

info@haciendapinsaqui.com



Video Hacienda Pinsaquí




none