none
 
     
 
     
     
 
none

Bon Vivant

   
   
   
 

Luigi, al estilo italiano


María Adela Díaz Párraga

Luigi es uno de los varios restaurantes temáticos que salpican el complejo de La Manga Club, y que abrió sus puertas en estas costas murcianas allá por el año 1973, hace casi cuarenta años. Desde entonces ha ofrecido la más tradicional y apetitosa cocina italiana a todo el que llega al olisque de sus apetitosos peroles.

Luigi, Luigi, Luigi,

Comidas de amigos o reuniones familiares, pasando por eventos sociales, han disfrutado de sus esponjosas pizzas al más puro estilo italiano: La Dolce Vita, la Luigi, la Diavola, y las de siempre, Margarita, Hawai, Vegetariana, Calzone, Cuatro Estaciones... Y también de esas pastas frescas que elaboran cada día siguiendo un rito tradicional. Spaghetti, Pappardelle, Tagliatelle, Tortellini, Lasagnas o Canelones.

La que era una típica trattoria, con ambiente informal, donde te sentías como en casa, ha cambiado ahora su imagen por otra m*s... digamos sofisticada, más dinámica, pero sin perder eso sí, su carácter tan italiano. Luigi, presenta ahora un aire cinematográfico, aquel ambiente de la "dolce vita" que reinaba en la península con forma de bota, allá por los años sesenta del pasado siglo. En la decoración manda el blanco y negro, pero naturalmente hay notas de color, hay elementos decorativos y hay sobre todo mucho colorido en los variados alimentos. El toque clásico, un poco rustico, lo ponen las lámparas, la disposición de la luz. En fin, un entorno muy felliniano, sin perder el agradable aire callejero. En realidad este cambio responde a la idea de la empresa de renovar todos sus espacios, para celebrar sus cuarenta años dedicados al turismo de elite y lujo.

El restaurante en sí, se compone de tres espacios completamente diferentes. La entrada, que está decorada con fotografías y bodegones de alimentos mediterráneos de siempre. Después el restaurante, enorme, con imágenes de películas italianas de la época, y una impresionante cascada de luz que hace las veces de lámpara. Al último espacio se llega por unas escaleras alumbradas con bombillas de camerino, que se abre a un salón decorado con espejos, y que es el sitio ideal para reuniones privadas y otras celebraciones.

Por cierto, que además de las mentadas pizzas y pastas, Luigi ofrece muchas cosas más, igualmente buenas. Para empezar los antipasto, la  Bruschetta, una deliciosa tostada con tomate, ajo, cebolla, albahaca y su chorrito de aceite de oliva. La Focaccia, pan con ajo; el Piatto dei Salumiere,  con salami, jamón, pimientos, queso parmesano, berenjenas, alcachofas y cebolletas, o el Carpaccio di manzo,  laminas de solomillo de ternera con queso parmesano. Una buena ensalada al centro, que puede ser la de la casa, con tomate, lechuga, pimiento, maíz, huevo duro, espárragos, alcachofas y aceitunas negras. La Caprese, con mozzarella de búfala, o la de rúcula y tomate, con parmesano, piñones, panceta, y un aliño de balsámico. Y para los mas atrevidos, la Insalata Tiepida, donde una selección de hojas verdes se mezcla con tomatitos, gorgonzola, y mermelada de fresa.

Después una Minestrone con pesto, una reconfortante sopa de verduras con pesto; el Cacciucco alla Livornese, cazuela de pescado y marisco al estilo de Livorno. El Branzino selvático al basilisco, que son filetes de lubina salvaje asada con albahaca, tomate y fettuccini negro. O el Risotto de funghí Montacelino, un risotto al vino blanco con setas, realmente exquisito. Bistecca alla Florentina, un entrecot de ternera lechal a la parrilla, con sus verduras estofadas, tomatitos, aceitunas y salchichas ahumadas. Y el Pollo frito a la Toscana, crujiente y con su marinado de hierbas.

Para rematar, el pecaminosos abanico de los postres. Panforte, un bizcocho  de  frutas y frutos secos, típico de la Toscaza;  el famoso tiramisù, tartas de manzana o la de chocolate; el Panna Cotta, de galletas con frutos del bosque, la Coppa di gelatto o el Sorbertto al limoncillo.

Y buenos vinos para regarlo todo. Tienen como es natural, vinos de la tierra y de otras denominaciones, pero en un sitio como éste, una les recomienda las deliciosos vinos italianos. Los de Battaglia, de Lamberti, el Orvieto, los Masciarelli, el Valpolicella, los Lambrusco o los exquisitos Moscato de Asti. Sin olvidar  los licores, limoncello, amaretto, frangelico, grappa...

Para los cafeteros, es el paraíso. Además de los clásicos capuchino o expreso, est* el correcto con su chorrito de grappa, el góndola mezclado con cointreau y nata; luigi con amaretto, grappa y nata; el romano... 

Estas  celebraciones de su cuarenta cumpleaños, incluyen actos que van desde muestras gastronómicas a torneos de golf, y exposición de fotografías de las celebraciones mas destacadas del complejo en estos años, pasando por ofertas muy interesantes para los que nacieron en el año 1972.

El espíritu de este Luigi cuarentón, sigue vivo en el Luigi de cine, al que es agradable acudir para tomar un almuerzo o una cena, dentro de aquel ambiente alegre y fantástico de los sesenta.


MAS INFORMACION:
Restaurante Luigi
La Manga Club
Tel.: 968 33 12 34
30389 Cartagena
info@lamangaclub.com 


none