none
 
     
 
     
     
 
none

Turismo de Salud

   
   
   
 

Aceite de Argán, maravilla oleica marroquí


José Bañuls

Los países mediterr*neos, España, Italia, Grecia, Túnez Marruecos... son famosos, entre otras cosas, por sus aceites. De todos son conocidas las maravillosas propiedades del aceite de oliva, que poco a poco ha ido conquistando las mejores cocinas y las más exquisitas mesas de todo el mundo.
Menos conocido sin embargo es el aceite de Argán. Este aceite se extrae de la semilla o almendra del árbol del mismo nombre, y además de resultar exquisito en la cocina, disfruta de otras numerosas cualidades que lo hacen destacar en el uso cosmético del mismo.

Aceite Aceite Aceite

Nuestro vecino Marruecos es un gran productor de aceite de argán, especialmente en la región situada entre Marrakech y el mar Mediterráneo, pudiéndose apreciar amplias zonas donde su cultivo es mayoritario, desde la carretera que una a la imperial ciudad de Marrakech con la costera y turística población de Essaouira.

Desde la carretera podemos contemplar numerosos árboles y situada junto a la misma se encuentran varias cooperativas agrícolas que elaboran tan preciado aceite. Estas cooperativas, en su mayor parte están compuestas por mujeres, que de este modo han encontrado un trabajo que ayuda fundamentalmente en la economía familiar de la región.

Los árboles se encuentran muy diseminados por el terreno y resulta de gran utilidad para los terrenos semidesérticos, pues sin llegar a sobrepasar los ocho o diez metros de altura, la gran extensión de sus raíces lo hacen muy apropiado para sujetar estos terrenos, siendo además muy longevo, tanto que puede llegar a vivir tanto o más que un olivo y al igual que este, sus retorcidos troncos te ponen sobre la pista de su edad.

Sus frutos son parecidos a la almendra, cuya piel es especialmente apreciada por las cabras, y resulta insólito aunque no extraño, ver encaramadas incluso en sus ramas más altas a numerosos ejemplares de cabra comiendo estos frutos, en cuyo interior se encuentra una durísima almendra que aloja a una delicada semilla, de la cual se extrae el preciado aceite. Las cabras sobre las ramas del argán son todo un espectáculo, claro que cuando intentas fotografiarlo, siempre hay un pastor cerca que te pedirá unos euros por retratar a sus cabras, cosa que por otra parte no resulta ni oneroso ni desproporcionado, sobre todo porque desde el momento en que con unos euros estableces una relación comercial, te cuentan todo tipo de anécdotas, como que los duros huesos de las bayas de argán llegan a ser tan valiosos que los recogen de los excrementos de las cabras, que los expulsan sin digerir.

Y es precisamente, junto a la carretera de Marrakech donde se encuentra la cooperativa agrícola "Amal", en el término municipal de Tamanar, muy cerca de Essaouira, que se dedica a la explotación del argán, y allí fui sorprendido por su encargada, Malika, cuando en su perfecto español, pues es Licenciada en Literatura Española por la Universidad de Rabat, me dijo que en la cooperativa Amal, que en árabe significa "Esperanza", trabajan alrededor de una treintena de mujeres -la mayoría viudas o separadas-, las cuales se encontraban en plena producción, pues mientras unas descascarillaban los huesos con tradicionales herramientas de piedra, otras, con molinillos igualmente de piedra, extraían de la semilla el valioso aceite, del que se producen en todo Marruecos alrededor de 4.000 toneladas. Esta cooperativa, aseguraba Malika, está contribuyendo enormemente a la independencia de la mujer en toda la comarca, sobre todo en el caso de las separadas o viudas, al tener con este trabajo un empleo estable con un salario apropiado.

El aceite de argán de uso alimentario, de excelente sabor y saludables propiedades, se vendía en la propia cooperativa, en pequeños envases de 250 cc al nada desdeñable precio de unos 25 euros el litro, claro que éste es totalmente artesanal y de primera calidad. También pude comprobar que en las tiendas y supermercados de Marrakech se vende aceite de argán de producción industrial a un precio mucho más asequible a la economía doméstica marroquí, y mucho más si lo comparamos con la media europea.

Conviene Saber

Oficina Nacional de Turismo de Marruecos
C/ Ventura Rodríguez, 24, 1º izq.
Tel: 91 542 74 31 - 91 541 29 95
Fax: 91 547 04 66
28008 Madrid
email:informacion@turismomarruecos.com
www.turismomarruecos.com


none