none
 
     
 
     
     
 
none

ViajamosDos

   
   
   
 

Villefranche Sur Mer


José Bañuls

Los viajeros de los cruceros suelen caer en la red de participar en las "excursiones organizadas" que desde los puertos de escala prometen conocer diversos destinos turísticos famosos. Nada más lejos de la realidad, pues en el mejor de los casos, verá a esas ciudades desde la ventanilla del autobús y comprará "souvenirs" en la tienda recomendada del guía local de turno.
De modo que diga "NO" a la excursión, pues es evidente que, por ejemplo: Roma no se puede ver en tres horas. Y disfrute de la ciudad puerto de escala. No se arrepentirá.

Villefranche Villefranche Villefranche

Villefranche es una de las escalas más frecuentadas por los cruceros que realizan sus viajes por el Mediterráneo, ya sea saliendo desde Valencia, Málaga, Barcelona...

Los cruceros fondean en la entrada de la bahía y desde ellos un servicio de barcos lanzadera lleva a los viajeros hasta el muelle, de por sí este ya es un recorrido espectacular, sorteando los numerosos yates de diverso porte que se encuentran fondeados en la apacible bahía. Al llegar al muelle, la vista del "Hotel Welcome" resulta de lo más atractiva y apetecible. 

Los Muelles
Del muelle de atraque se sale a través de la Oficina de Turismo, lo que es una gran oportunidad para hacernos con toda la información turística necesaria, tanto de Villefranche-Sur-Mer, que este es el nombre completo de la población, como de las localidades cercanas y los diferentes medios de transporte, pero como hemos decidido visitar a Villefranche conviene comenzar conociendo algo de su historia.

Fundada en1295 por Alejandro de Anjou, esta villa ha sabido conservar un aspecto pintoresco, guardando lo mejor de la Provenza conjuntado con la Costa Azul y la Riviera, que ya es mucho decir.

Los colores cálidos de sus fachadas, sus estrechas calles y su vieja ciudadela, todo ello enclavado en una de las bahías más bellas del mundo, convierten a Villefranche en un lugar privilegiado.

La Ciudadela
Lo primero que encontramos es la Ciudadela, espacio fortificado erigido entre 1543 y 1570 especialmente para defensa de los ataque piratas, pues Barbanegra fue un de los asiduos atacantes de la villa. La restauración actual se inició en 1979. En 1981, el Consejo decide instalar en ella al Ayuntamiento, y la Policía Municipal, así como un Centro Cultural, Museos, Auditorio...

Rue Obscure
Otro espacio destacado a visitar es la denominada "Rue Obscure". La Calle Oscura es un lugar mágico de ambiente medieval. Ella permitía los movimientos de tropas sin ser detectadas por el enemigo y en sus 130 metros de longitud  tiene hasta 4 puertas de acceso a la ciudad. Fue declarada Monumento Histórico en 1932.

La Iglesia de San Miguel
El edificio fue construido allá por el 1757. Situado en el corazón de la ciudad, es de estilo barroco. 
El órgano, obra de los Hermanos Grinda, fue restaurado en 1982, clasificado como monumento histórico en 1990 está considerado entre los más antiguos de los Alpes Marítimos (1790). 

Al final del coro, una gran pintura representa al santo patrón, San Miguel, y un Cristo yaciente, de tamaño natural tallado en una sola pieza de madera, constituyen sendas obras de arte. También merece una visita detenida la Capilla de San Pedro

Los Mercados
En Villefranche-Su-Mer el viajero tiene una excelente oportunidad de visitar diversos mercados al aire libre.

Todos los domingo, en el Jardín François Binon se celebra un mercadillo de antigüedades, siendo los sábados el día de celebración de un mercado Provenzal de productos agrícolas, textiles y de bazar. Y en la Plaza de Amélie Pollonais los comerciantes ofrecen toda una gama de productos.

La Gastronomía
Y si ya es la hora de reponer fuerzas, la gastronomía, como no podía ser de otro modo, ocupa un lugar de privilegio en esta villa. Multitud de restaurantes de los más variados precios y especialidades esperan al visitante. 

Los pescados, unos extraordinarios mariscos, los productos de la huerta provenzal, los vinos y unas elaboraciones sofisticadas, como por ejemplo las "Hojas de Saint-Jacques y trufas con puerros a la mantequilla y marisco, servidos por el restaurante "Michel's". O las "Tostadas con foie gras y especias, acompañadas de ciruelas pasas caramelizadas a la naranja" propuesta por  Longeard, Chef del Rest. "l'Echalote". Y los increíbles "Copos de pato con naranja y zanahorias glaseadas con miel y comino, de Patrice Fournel, director del restaurant "Au clair obscur". Son opciones que por si solas, ya merecen una visita a Villefranche-Sur-Mer.


none