none
 
     
 
     
     
 
none

Fin de Semana

   
   
   
 

El Castillo de Warwick, historia Viva


José Bañuls

El Castillo de Warwick está situado a orillas del Río Avon, en el pueblo de Warwick, condado de Warwickshire, en la parte central de Inglaterra. Se ha considerado tradicionalmente asociado con el Condado de Warwick, uno de los más antiguos de Inglaterra. Y hoy en día el castillo es una de las más populares atracciones turísticas de la región y a diario entre sus paredes se dan cita miles de visitantes procedentes de todo el mundo.

El El El

Un poco de historia
Fue Ethelfleda, hija de Alfredo el Grande, rey de Wessex, quien primero aprovechó las cualidades defensivas de la zona. En aquellos años, Mercia, el reino anglosajón central, estaba amenazada por invasores daneses y, por ello, en el año 914 ordenó Ethelfleda construir una muralla de tierra para proteger el asentamiento de Warwick, en la cima de la colina.

En realidad fue Guillermo el Conquistador el responsable del primer autentico castillo que, con intención de consolidar la Conquista Normanda en el centro y norte de Inglaterra, mandó a construir en el lugar un fuerte en 1068 con idea de dominar la zona y asegurar sus líneas de suministro.

Primer Conde de Warwick
Henry de Beamont, en recompensa por su fidelidad, fue nombrado por Guillermo como Condestable, convirtiéndose de este modo en el primer Conde de Warwick.

Ya en 1220, el castillo había sufrido una gran transformación al ser sustituida la madera por la piedra como material básico en casi todas sus edificaciones. Había desaparecido la empalizada normanda: ahora completaba el montículo lo que se conoce como "Torreón de la Concha", una torre circular con rígidos muros almenados y plataformas desde las que luchaban los soldados.

Durante el siglo XIV y XV, un amplio programa de reconstrucción volvió a transformar el castillo. Ahora se elevaban al cielo dos colosales torres que aún dominan el lado este del castillo; imponiéndose por encima del río estaba la Torre de César con su base empinada, mientras a la derecha se alzaba la Torre de Guy, de doce lados.

En la década de 1480, el castillo estaba en manos del Duque de Gloucester, el futuro Ricardo III, y fue el que ordenó construir una torre adicional en la muralla norte. Este enorme edificio de planta cuadrada había de ser un baluarte defensivo autosuficiente, medida de seguridad contra posibles motines de la propia guarnición del castillo.

Cuando el castillo fue asediado por los realistas de la Guerra Civil inglesa, se adoptaron varias medidas defensivas. Se colocaron cañones en el montículo y se establecieron posiciones de tiro en el cuarto de guardia en lo alto de la Torre de Guy. Quedó en pie el lado este del torreón de la concha, el muro de piedra semicircular de la cima.

El reacondicionamiento de las partes habitadas empezó en el siglo XVII y continuó en un estilo exuberante a lo largo del XVIII. Además de alguna otra alteración, se añadió un magnífico comedor a los Aposentos del Estado en 1763. También hubo muchos cambios elegantes en el parque. El montículo se remozó atractivamente con dos nuevas torres y un adarve. Los jardines se reacondicionaron según los planos de Lancelot "Capabiliti" Brown, quien también diseñó el patio. Se añadió un portón entre la Torre del Oso y la de Clarence y los terrenos del castillo se ampliaron por el norte y por el este. En 1796 se construyeron el pabellón de entrada y el camino principal.

Los Condes de Warwick
Ya hemos visto que Henry de Beamont, en recompensa por su fidelidad, se convirtió en el primer Conde de Warwick. Henry, cambió de nombre durante su mandato, siendo conocido como de Newburgh. Cinco de sus hijo siguieron sus pasos al heredar el título de Conde de Warwick. Margaret de Newburgh se casó con John de Plessis, matrimonio que no tuvo descendencia, por lo que en 1263 el título fue a parar a William Mauduit, primo de la condesa. El paso del tiempo llevó por numerosos avatares a los condes pero ningún conde de Warwick tuvo tanto poder en el reino como el que consiguió Richard Neville, aunque fuera por poco tiempo. A lo largo de la Guerra de las Dos Rosas, Warwick, al ayudar a deponer a Enrique VI y Eduardo IV, se ganó el título de Hacedor de Reyes.

Pero la ambición que le encumbró a tal altura le llevó también a la caída. A la muerte de Neville, derrotado en la batalla de Barnet en 1471, el castillo y las tierras fueron concedidas por Eduardo IV a su propio hermano, Jorge, duque de Clarence. éste tenía un pasado de deslealtad (en cierto momento había sido aliado de Neville en la Guerra de las Dos Rosas) y, a pesar de pasarse al bando de Eduardo IV, en realidad nunca había dejado de codiciar el trono. Sospechoso de intrigar contra Eduardo, fue encarcelado y muerto en 1478.

En 1547, el joven Eduardo VI concedió el título a John Dudley, miembro del Consejo de Regencia establecido para ayudar al rey de 9 años a gobernar en los años inmediatos a la muerte de Enrique VIII. Desde 1550, el nuevo Conde de Warwick ejerció una inmensa influencia en el gobierno del país.

Bajo Isabel I, la familia Dudley volvió a contar con el favor real. Isabel no solo nombró a Ambrose Dudley, hermano de Gildfor, Conde de Warwick, sino que además le concedió el castillo. Ambrose murió sin herederos, y la propiedad volvió a la corona. En 1604, Jacobo I regaló el castillo, por entonces en ruinas, a Sir Fulke Greville, aunque el título de Conde de Warwick, le fue concedido a Lord Rich en 1618 y permaneció en su familia hasta extinguirse la familia Rich en 1759, Francis, hijo mayor de Greville solicitó y obtuvo el título de Conde de Warwick, reuniendo así de nuevo título y castillo. En la década de 1750, encargó a Lancelot "Capability" Brown el diseño paisajístico de los jardines.

Su hijo George Greville mostró igual celo en mejorar el aspecto y el estilo del castillo. Dio los retoques finales a los Aposentos de Estado y compró muchos de los cuadros y muebles que ahora se exhiben. Desdichadamente, su entusiasmo era mayor que su cuenta bancaria. En 1804, se vio obligado a vender fincas lejanas para mantener la solvencia. Las finanzas eran menos problemáticas cuando Francis Richard Greville y su mujer Frances daban sus fiestas de la alta sociedad en la década de 1890..

En noviembre de 1978, David Greville vendió el Castillo de Warwick al Grupo Tussauds, especialmente conocidos por el "Museo de Cera de Madame Tussauds". Desde entonces el Grupo Tussauds ha realizado amplias obras de restauración y ha abierto al público muchas partes del castillo que antes estaban cerradas, recreando diversas situaciones históricas

SM la Reina y SAR el Duque de Edimburgo hicieron un recorrido por la atracción del "Hacedor de Reyes" en su visita al castillo en noviembre de 1996. En esta visita, Su Majestad presidio la presentación una espada conmemorativa, réplica de un mandoble del siglo XVI. En 2002 se abrió por primera vez al público el molino y la central eléctrica.

Recreaciones históricas en el Castillo

De las manos de los famosos artesanos de las empresas Tussauds, propietaria del castillo, y entre otros, de los célebres Museos de Cera de Madame Tussauds, podemos disfrutar de excelentes recreaciones, en las cuales los personajes parecen tan reales que a veces no estás seguro si a quién miras es una figura de cera o un personaje real, vestido especialmente para la ocasión.

De las diversas escenas o ambientaciones históricas, destacan especialmente las siguientes:

Kingmaker
En esta recreación, el visitante se puede sentir unido a Richard Neville, The Kingmaker (hacedor de reyes) y conde de Warwick, mientras se prepara, junto a su extensa familia para la Batalla de Barnet en 1471.

Se pueden admirar las armas que se forjaban en la armería del castillo, qué armadura era hecha a mano y ver como era la vida medieval, a través de imágenes, sonidos y olores. Es otro modo de contemplar la historia, casi participando de ella, en el crucial momento de los preparativos de una batalla. ¿Cómo se sentirían los personajes, sabiendo que el día siguiente podría ser el último de su vida?

Así que, escucha como el hacedor de reyes arenga a sus tropas y decídete a unirte a él en la batalla o corre mientras puedas.

Fiesta Real de Fin de Semana
Esta resulta una detallada recreación. En 1898, Margarita, condesa de Warwick organizó una gran fiesta de fin de semana en la que el huésped principal era el Príncipe de Gales, más tarde Eduardo VII.

Una vez dentro de los apartamentos privados, se pasa a una época de fiestas lujosas y extravagantes donde se derrochaba en todos los sentidos. Puedes conocer a la bella Margarita, condesa de Warwick y a sus amigos en la preparación de su fiesta de fin de semana

El Royal Weekend Party recrea y da vida a los secretos de una casa victoriana y todos sus invitados. Podemos salir al encuentro de un joven Winston Churchill y escuchar a Clara Butt, conocida cantante de la época y Paolo Tosti, maestro de música de la Familia Real.

La mayoría de los muebles y accesorios son los originales del castillo en 1898, y por medio de las fotografías tomadas en aquel el instante, ha sido posible situar todo el mobiliario, sillas, mesas, camas, libros... exactamente en el lugar que ocupaban hace un siglo. El exquisito vestuario de Daisy (Margarita) y la profusa decoración de su dormitorio fueron recreados a partir de fotografías de la casa familiar de Daisy, Easton Lodge, en Essex. De este modo, queda meridianamente claro que no se reparaba en gastos en su lujoso estilo de vida.

Las Habitaciones de Estado
El Great Hall es la sala más grande del castillo y a lo largo de la historia ha sido su corazón. En la Alta Edad Media, la paja y el polvo cubrieron el suelo de la Gran Sala. La única luz natural se filtraba a través de estrechas ventanas ojivales. Aquí fue donde la nobleza comía, bebía y dormía.

El Salón en su forma actual, se construyó en el siglo XIV. Fue reconstruido en el siglo XVII y luego restaurado en 1871 después de haber sido gravemente dañado por un incendio que arrasó una parte del castillo.

En contraste con los sobrios muros, encontramos el magnífico "Buffet Kenilworth", realizado en roble por artesanos locales para la Exposición Universal de 1851. En la chimenea hay un enorme caldero conocido como "El Caldero de las Gachas de Guy", nombrado después del décimo conde de Warwick. Durante cerca de 500 años, fue utilizado para cocinar el estofado con que se alimentaba a los soldados de la guarnición del castillo.

Capilla
Sir Fulke Greville, el primer Lord Brooke, autorizó la construcción de la pequeña capilla actual a principios de 1600. Puede ser que ocupando el lugar de otra capilla levantada ya en 1119.

Manteniendo partes del castillo del siglo XIV, los Salones de Estado se han ampliado, modificado y embellecido sin cesar, prácticamente desde entonces. Y era el lugar para agasajar pródigamente a los más nobles huéspedes, y para mostrar las posesiones más prestigiosas de la familia. Como parte de un programa de restauración en curso, ahora se puede caminar a través de la mayoría de las habitaciones y ver los objetos preciosos y tesoros más cerca que nunca.


Más Información:

Warwick Castle
Warwick
Warwickshire

Horario de apertura al público: de 10'00 am - 06'00 pm
Precio de entrada:
Ticket con acceso a las mazmorras:
Adultos 27,45 £
Niños: 19,45 £
www.warwick-castle.co.uk


none