none
 
     
 
     
     
 
none

Bodega

   
   
   
 

Linaje Garsea, ¡qué bien hacen el vino!


Antonio Samper

Para alguien que vive fuera del ambiente de una bodega, aunque cercano al mundo del vino y la gastronomía, como ocurre con mi persona, estar en unas vendimias, de principio a fin, es algo que podía ser declarado de maravilloso. Este año tuve la suerte de pasar las vendimias en la esfera de unas bodegas artesanales en el corazón de la Ribera del Duero, en un pueblito sin caprichos, pero que tiene la gracia de albergar a Bodegas y Viñedos del Linaje Garsea S.L.

Linaje Linaje Linaje

Les diré que no es una monumental bodega, mas bien menos que más en esto de la arquitectura pero tiene un paisanaje de siete hermanos, de los cuales me honro en ser amigo, que trabajan como para perder la razón. La bodega tiene cuarenta hectáreas que dependen de ella, aunque no todas son en propiedad, y son vigiladas por uno de los hermanos desde el principio al fin, desde la primera poda hasta la recogida de la última uva. Hemos recorrido el pago de Valdecobos donde tienen unas Hectáreas, no recuerdo cuantas, y charlando con José Carlos, hombre de campo, se entiende donde está el bien de Ribera y en concreto de los vinos que comentamos.

El Pago de Valdecobos es un vallecito interno, de secano, donde las uvas pasan su pequeño calvario veraniego generando en su piel todo lo que un buen tinto necesita para ser llamado bueno, concreto más, muy bueno. Esa mezcla de Arcilla y cal en tierra o en su espejo vinícola, estructura y color,  confeccionan la base de un longevo vino, un vino de guarda. José Carlos dice que la Ribera es así, llueve cuando hay que llover, hiela cuando tiene que helar y hace sol en el verano, son por lo tanto estas temperaturas adversas las que generan las virtudes de la uva, y por lo tanto del vino.

La bodega tiene viñedos viejos en diferentes parcelas de la Ribera del Duero, su misión es magnifica en Crianzas y Reservas. La recolecta la hacen los miembros de la familia y la selección es ejemplar. No caen en la caja de Plástico uvas pasificadas, ni racimos con uvas verdes,  sino en su optima maduración. Recolectan con cajas de plástico de 12 kilos con el trabajo y la limpieza que ello conlleva. A veces quedan mas uvas en la cepa que en la caja, cosa que otros no entenderían. En bodega montan una parafernalia simple pero correcta cara a las despalilladoras pequeñas, de forma que hacen otra selección de la uva y si hubiera alguna desechable la quitan también.

Como cada maestrillo tiene su librillo, dice José Carlos, hablando de Taninos y Antocianos y los tiempos para darles rienda suelta, (azúcar-antocianos) (alcohol-taninos). Maceración en frío con un serpentín dentro del mosto para retrasar la fermentación y una fermentación medianamente rápida  con continuos remontados y bazuqueos manuales que son dignos de ver. En los delestages han preparado un filtro para restar pepitas y en consecuencia taninos de esas pepitas, intentando hacer un vino menos astringente, menos amargo sin aditivos de taninos.

Prensar el vino es otra historia, la prensa es manual, de este modo nos hacen trabajar a todos los presentes, la prensa es mínima, casi desechable, que además sirve para un vino secundario. Cabe decir que José Carlos pasa mas tiempo en la bodega que en su casa, practica con el vino un matrimonio difícil de comprender. Poeta que da cariño al vino, dice, para luego recibirlo. Tras los últimos trasiegos el vino queda en barricas esperando la segunda fermentación, las ventanas quedan abiertas y ciertas barricas expuestas a los fríos que han de llegar en esta zona de la Ribera del Duero. Entre el frío y la clarificación con claras de huevo intentan evitar los dañinos filtros que rasuran muchas de las propiedades del vino.

Me gusta, quedo sorprendido a cada paso que doy pues el gasto en barricas es mayor cuando la fermentación maloláctica se hace en ellas. Por fin se piensa más en el consumidor que en la economía de una bodega. Cabe decir que la bodega está dentro de denominación de origen "Ribera del Duero", quizás el órgano más rígido de la España vinícola con un veedor en cada bodega y una vigilancia continua sobre las hectáreas, los kilos, los viticultores y la calidad de la uva en su entrada en bodega.

Para finalizar, alabar el gran vino que esta bodega hace, sobre todo en su marca "Linaje Garsea". Su buque insignia sigue siendo la cosecha 2001,  aunque probando su selección especial  2003 y el nuevo crianza 2004, que dan continuidad a la labor emprendida, hace que pensemos muchos de los expertos que Linaje Garsea es una de las bodegas con más futuro.

none