none
 
     
 
     
     
 
none

ViajamosDos

   
   
   
 

Fez, la ciudad de la Gran Medina


José Bañuls

Fez ha resultado para este viajero un gran ciudad en la cual, -tras andar durante tres días recorriendo su Medina, caminando perdido por sus estrechas, angostas, serpenteantes y sorprendentes callejas; intentando vislumbrar el interior y los patios de sus más de 200 mezquitas, medersas y fonduqs, siempre rodeado de una ingente multitud de la más variada procedencia-, quedé con la sensación de que solo había visto la capa más superficial de la ciudad. Y eso contando además, con una tarde dedicada al "Hamman" y a recorrer la ciudad nueva, caminando a la luz de carteles de neón que anunciaban productos de estilo europeo occidental, pues de todo hay en Fez.

Fez, Fez, Fez,

Fez ´al-Bali
La Medina de Fez resulta impresionante por sus dimensiones. Asentada sobre un terreno ondulado, ocupa una extensión superior a las 350 hectáreas y este espacio histórico está considerado el más viejo de todo el Reino. La fundación de Fez se le atribuye a Idris II allá por el año 808 quién la convirtió en la capital de la dinastía de los Idrisíes. La determinación del lugar estuvo basada en aprovechar el cauce del río Wad´al-yawahir "Río de Perlas". La zona más antigua de Fez se la conoce desde sus propios inicios como Fez-´al-Bali, "Fez la antigua" y desde siempre ha estado ligada al nombre de dos mujeres muy importantes Fatima´al-Fihriya y su hermana Miryan. A ellas se les atribuye la fundación de la primera universidad conocida, la Mezquita Universidad de Al-Qárawiyine, edificada sobre el siglo IX, así como la Mezquita Al Andalus.

Seis rutas o circuitos son las que permiten recorrer con cierto orden las intrincadísimas callejas de la Medina. La Ruta de las Murallas y Fortificaciones; la de Fez Yedid o Ciudad Blanca; la Ribera Andaluza; la de los Palacios y Jardines Andaluces; la de Monumentos y Zocos y la Ruta del Artesanado.

Como quiera que el tiempo era escaso, la decisión de escoger ruta obligó a unificar varios tramos de diversas de ellas, empezando la visita por la puerta del Palacio Real situada en una basta explanada. La puerta resulta armoniosa en su grandiosidad y sus finos trabajos artesanales.

Tras esta breve visita y sin más dilación, conviene adentrarse de lleno en la Medina, especialmente por la Puerta de Bab Buylud, donde siguiendo un recorrido de unos dos kilómetros y casi siempre cuesta abajo, nos llevará por los lugares más interesantes de la Medina. La puerta consta de un arco central y dos pequeños arcos laterales. Está decorada con azulejos de tonos azules en el exterior y verdes al interior. Esta ruta, al vez que nos permite curiosear en innumerables tiendas de todo tipo, pasa por la Medersa Bu´anäniya, edificada sobre el 1350. Tal´a Sgira "La pequeña pendiente" constituye una de las principales arterias de la medina. El paseo por esta calle, de la que se ramifican multitud de callejas sin salida, permite conocer el intrincado laberinto propio de la Medina y su modo de vida, con equipamientos como medersas, fuentes, oratorios, baños... La siguiente parada se realiza en Neyyarin, núcleo urbanístico organizado alrededor de una plaza -también llamada Najjarine- ocupada especialmente por artesanos carpinteros. En él encontramos un Funduq, una fuente y el Souq o Zoco, además es recomendable una visita al Museo de la Madera. La entrada cuesta 2 euros y como los guías tienen prohibido el paso, no te lo recomendarán, pero si puedes, que el guía espere fuera y tu visítalo. El Zoco de la Alheña es uno de los más antiguos y lo encontramos siguiendo nuestra ruta descendente, aquí se venden productos cosméticos y farmacéuticos desde la antigüedad.

Muy cerca llegamos al Mausoleo de Muley Idriss. Los no musulmanes sólo podemos observarlo desde la puerta, y eso cuando la aglomeración de gentes y fieles nos permita acercarnos lo suficiente como para poder vislumbrar ligeramente su interior. Las mujeres acuden siempre con velas, de hecho hay multitud de puestos de venta ambulante de todo tipo de cirios. Al doblar la primera esquina encontramos un ventanuco en la fachada, donde los fieles ponen candados en su reja, pidiendo la solución de un problema. Cuando esta llega, entonces quitan el candado. Y debe de funcionar, puesto que sólo pude contar cuatro de estos artilugios. En mi próximo viaje a Fez, llevaré uno en el bolsillo, por si acaso.

La Medersa ´Attarin, la Mezquita ál-Qárawiyin, la Medersa ál-Mesbahia y la biblioteca ál-Qárawiyin son otros de los lugares de interés especial que caminando por esta ruta, vamos encontrando entre curvas y requiebros. Y tras la angostura de las callejas salimos a la plaza ál-Seffarin, o plaza de los latoneros, uno de los oficios más antiguos de Fez. La parada en esta plaza, el contemplar sus pequeños comercios y a sus artesanos trabajando con su inconfundible martilleo, es una visita obligatoria en el paseo por la Medina. Aquí también se encuentra la Medersa ál-Seffarin, decana de las medersas Merinidas en Fez, construida por Abu Yusuf Yacub allá por el 1270 y cuenta con el Mihrab más antiguo de Fez.

La Curtiduría Swara
Fez tiene entre sus encantos el contar con la que probablemente sea la curtiduría tradicional más grande de Marruecos. Postal o fotografía presente en cuantas guías se publican sobre el país magrebí, atrae la atención a todo viajero o turista que llega hasta esta ciudad, y realmente su visita no defrauda a nadie. Ahora bien, hay que estar preparado para soportar fuertes sensaciones olfativas. Desde varias calles antes de llegar hasta la zona de curtiduría propiamente dicha, un olor de carácter indescriptible se va apoderando del ambiente, y cuando finalmente llegas hasta los edificios que permiten al acceso a las terrazas que rodean al lugar de trabajo de los curtidores, no es en balde que un anciano obsequia a todos los visitantes con una ramita de hierba buena, cuando lleguen a la terraza la necesitaran para cubrir someramente la nariz y respirar lo que buenamente pueda.

El espectáculo cromático es impresionante. Múltiples tinajas albergan cientos, miles de pieles de oveja, cabra, buey, camello..., que tras diversos procesos acabarán convertidas en bolsos, maletas, chaquetas, babuchas..., que posteriormente se lucirán en cualquier parte del mundo.

La curtiduría Swara es la más grande de las cuatro que actualmente existen en la Medina y el trabajo de los curtidores, al contrario de lo que puede parecer al visitante y profano, es uno de los, según me informaron, más reconocidos y destacados oficios artesanales de Fez. Las pieles pasan por diversos procesos desde su llegada de los mataderos hasta su salida a los talleres de manufacturas del cuero. Primeramente pasan por un proceso de inmersión en cal viva, que elimina los restos de carne y grasa que puedan llevar adheridos. El siguiente paso, de afinado de la piel, se realiza en otras tinas o alveolos que contienen principalmente "palomina" o estiércol de palomo. Y finalmente, llega la fase de tintado en los diversos colores. Para ello, y siguiendo la tradición sólo se utilizan productos de origen natural, ya sean minerales o vegetales, como el cromo, el tanino, el alumbre... El resultado final son unas pieles de gran suavidad, color uniforme y apreciada calidad. El curtido de las pieles era una fuente de riqueza , como reza el proverbio árabe "dar dbagh dar dhab" es decir, "la curtiduría es una mina de oro". De ahí el lugar privilegiado ocupado por los curtidores en el seno de la sociedad Fesí. Como nota final sólo diré que yo visité a Swara un nublado día de abril y ya les he hablado del olor. Ni pensar quiero en como será un soleado y caluroso día de agosto, donde en Fez se llegan a alcanzar los 50º C.

Los Hoteles y Riad
El alojamiento en Fez tiene diversas opciones, muchas de ellas de una extraordinaria calidad. Desde hoteles de cinco estrellas, como el famoso Hotel Les Mérinides, mi lugar de alojamiento en este viaje. Con un atento servicio, unas espectaculares vistas, una restauración de primer nivel, con el restaurante "La Kouba du Ciel" a la cabeza, situado en la última planta del hotel, con una impresionante vista sobre Fez ´al-Bali y especializado en cocina tradicional marroquí, que resultó una verdadera delicia.

Otras opciones de alojamiento son los Riad, pequeños "hoteles con encanto" enclavados habitualmente en el interior de la Medina y que sorprenden por la comodidad, lujo y servicio, en un marco de ensueño como salido de una narración de las mil y una noches.

El Riyad Sheherazade está situado en plena Medina y es un palacio del siglo XIX perfectamente conservado y restaurado con todas las comodidades. Bajo la dirección de Abdelhai Benghazi, entre otros servicios ofrece una de las mejores cocinas de Fez en el restaurante marroquí "Le Patio" con especialidades tan exquisitas como un Cus-cús con frutas confitadas que convierte al pecado de la gula en ligera provocación, y el restaurante gastronómico "La Terrasse" decorado con maderas nobles y marquetería. Sus suites y habitaciones convierten cualquier estancia en un sueño oriental.

Igual ocurre con los afortunados huéspedes de "La Maison Bleue". Este edificio fue construido en el ano 1356 de la Hégira (1915 dC). Fue el hogar de Si Mohammed El Abbadi, un destacado astrólogo, abogado y profesor de la Universidad Qaraouiyine. Sus múltiples servicios se ven acompañados por un fantástico restaurante de cocina tradicional, donde los platos típicos de Tajine, Pastelas y Cus-cús se sirven al son de la música interpretada en directo por un pequeño y armonioso grupo de artistas.

Como ya dije al comienzo de este escrito, Fez bien merece una estancia más larga para conocer mejor sus secretos callejones y fantásticos comercios de artesanía de lujo. Ya les hablaré de ellos en otra ocasión.

Otros datos de interés

Como llegar
Fez está perfectamente comunicado con España, pues Ryanair opera diversos vuelos semanales, uniendo directamente las ciudades de Madrid, Barcelona, Sevilla y Alicante, con la ciudad de Fez, todo ello a los precios super económicos a los que nos tiene acostumbrados Ryanair, líder en vuelos a precios bajos.

Desde el aeropuerto que se encuentra a unos 12 kilómetros -25 minutos más o menos- del centro de la ciudad de Fez, los taxis -el Petit Taxi, utilitario pintado de color rojo- tiene un precio fijo de 120 Dirham, unos 12 euros, que comprende el trayecto desde la Terminal hasta cualquier hotel o lugar céntrico de la ciudad. Este precio, sorprendentemente no admite el tradicional regateo, y la capacidad es de tres viajeros.

Quieres un guía
Como ya he dejado dicho anteriormente, la Medina de Fez resulta de lo más intrincado, y el "acoso" al turista es el habitual en todo Marruecos, por lo que resulta aconsejable contar con los servicios de un Guía Oficial, al menos el primer día. Este guía te lo pueden proporcionar en el mismo hotel, o en la Oficina de Turismo de Fez, así te asegurarás de su competencia y de que hable un español correcto. Las tarifas oscilan entre los 15 euros por media jornada y los 25 ó 30 por todo el día. Recuerda que por muy oficial que sea, siempre te recomendará las tiendas de sus amigos, por aquello de la comisión, pero casi siempre, la suya será la mejor elección.

Las compras
Como en todo Marruecos, la artesanía es la reina de las compras, claro que en este concepto incluimos desde la joyería exclusiva hasta las modestas babuchas. Siempre, y por muy elegante y lujoso que sea el comercio, el regateo es imprescindible y se convierte en todo un arte para quién sabe hacer buen uso de él. Una chaqueta de cuero la pueden ofrecer de salida por un precio de 300 euros, y acabar con un precio final de 100 euros. Claro que siempre te quedará la duda si aquella chaqueta que viste en el mercadillo de Torrevieja por 60 euros sería de la misma fábrica y la misma calidad. Las teteras, bandejas, pañuelos, l*mparas, objetos de cer*mica en bello color azul... y la famosa "Mano de Fátima" talismán de la buena suerte, de compra imprescindible. Un colgante pequeño en plata, te costará desde unos 6 euros en adelante.


Más Información

Hotel Les Mérinides
Avda. Borj Nord
Tel.: +212 (0) 535 64 52 26
Fez
www.lesmerinides.com

Riyad Shéhérazade
23, Arsat Venís
Tel.: +212 (0) 535 74 16 42
Fez
www.sheheraz.com

Riyad La Maison Bleue
2, Place Batha
Tel : +212 (0) 535 74 18 43
Fez
www.maisonbleue.com

Conseil Regional du Tourisme de Fes
89, Av. Allal Benabdellah
Ville Nouvelle
Tel.: +212 (0) 535 94 24 92
Fes
www.visitfes.org

Oficina Nacional Marroquí de Turismo
C/ Ventura Rodríguez 24,1ª Izq.
Tel: 91 541 29 95 Fax: 91 559 45 94
28008 Madrid

www.turismomarruecos.com

www.expertosenmarruecos.com

www.visitmorocco.com

www.ryanair.com


La Medina de Fez



Riyad Shéhérazade




none