none
 
     
 
     
     
 
none

Turismo de Salud

   
   
   
 

Bath, baños romanos y Patrimonio de la Humanidad


José Bañuls

La primera vez que visité Bath, hace de esto muchos años, me quedé impresionado por la belleza de la ciudad. Todo se veía perfecto, las calles, los edificios… hasta las personas que paseaban o caminaban rumbo al trabajo o de compras parecía que estaban allí para dar perfección a la imagen global de la ciudad.

Bath, Bath, Bath,

Una ciudad encantadora
Ciertamente, Bath cuenta con uno de los mejores tesoros arquitectónicos e históricos de Gran Bretaña, especialmente las Termas Romanas, sin que quede atrás la Sala de Bombas, antiguo corazón del balneario y hoy reconvertido en estupendo restaurante, y la Abadía del s.XV o el impresionante Royal Crescent.

La mejor forma de conocer Bath es caminando, pues su entorno urbano así lo aconseja y de este modo es como mejor podemos disfrutar de la belleza de su arquitectura, la calidad de su comercio y museos y, como no, de la amplia oferta de Pubs y Restaurantes.

Hay quién afirma que Bath es la mejor ciudad Georgiana de Gran Bretaña, no en vano cuenta con casi 5.000 edificios "registrados" por su valor arquitectónico. La ciudad está llena de vistas fascinantes como la ancha "Great Pulteney Street", el famoso puente de Pulteney sobre el río Avon, el extraordinario edificio curvado del Royal Crescent frente al inmenso verdor del Royal Victoria Park.

Si hay algo que el visitante no puede dejar de admirar son las fabulosas Termas Romanas, con sus fuentes, canales y salas de baño, que de nuevo se encuentran abiertas al público, ni la magnífica Abadía, que comenzada en el año 1499 es la última de las grandes iglesias medievales de Inglaterra. Su fachada oeste representa el sueño que inspiró al fundador de la Abadía el obispo Oliver King, que demolió la ruinosa catedral normanda y levantó el edificio actual.

Pero si además es amante del Arte, no deje de visitar el Holburne Museum o la Victoria Art Gallery. Por último, es una delicia tomar un reparador baño en las únicas aguas termales naturales de Gran Bretaña, el balneario de reciente construcción "Thermae Bath Spa"

"Mayor's Honorary Guides"
Ya he dicho que la mejor forma de conocer Bath es recorriéndola a pie, pero si se hace acompañado de los "Mayor's Honorary Guides" -Guías Honoríficos del Alcalde- esta visita resultará perfecta, pues estos guías realizan visitas a pie, totalmente gratuitas. Si además le gustan los aspectos poco comunes, disfrutará con los "Paseos Fantasmales" nocturnos. Para los más cómodos, la mejor opción es descubrir Bath desde la privilegiada altura de un asiento en uno de los autobuses de techo descubierto. Hay información disponible por medio de auriculares en los idiomas inglés, francés, alemán y español. También se puede realizar un encantador paseo en barco, navegando por el río Avon y en el Canal Kennet & Avon.

Stonehenge
Bath se encuentra a poco más de dos horas de viaje en automóvil desde Londres, y cuando nos dirigimos hacia ella, atravesando una interminable campiña, encontramos un punto de parada obligatoria. El conjunto megalítico de Stonehenge.

Surgiendo como por encanto, en el inmenso verde la pradera, aparece el conjunto megalítico de Stonehenge, uno de los monumentos prehistóricos por excelencia. Es como algo mágico su inesperada presencia en la vasta planicie de Salisbury. Adentrarte en el circulo de piedra te hace sentir de un modo excepcional, sobre todo si eres persona impresionable y estás predispuesto a sentir fuerzas sobrenaturales, especialmente si es un día de sol radiante y de un viento helado que ululando entre las piedras, dólmenes y menhires, lo sientes en la piel como cuchillas que te hacen tiritar hasta en lo más hondo de tu cuerpo.

none