none
 
     
 
     
     
 
none

Naturaleza

   
   
   
 

Mindo, paraíso de orquídeas y mariposas


José Bañuls

Mindo, es una pequeña población ecuatoriana situada a 1.250 metros sobre el nivel del mar, ubicada en una zona de influencia del bosque protector “Mindo Nambillo”, uno de los últimos reductos boscosos del Ecuador

Mindo, Mindo, Mindo,

Salimos de Quito al amanecer, dejando las confortables instalaciones del Hotel Patio Andaluz, y en un microbús de la Agencia “degira tour” tomamos la carretera que, tras pasar por el monumento “Mitad del Mundo”, y continuar en dirección Calacalí-Nanegalito, en poco más de dos horas nos situó en el centro de la población. Allí se nos incorporó un guía local, que nos acompañó en todas las caminatas y paseos que pudimos dar por las diferentes zonas adaptadas a cualquier nivel de forma física de los visitantes, como: paseo por colinas escarpadas, visita a un orquideario, visita a un mariposario, cruce del cauce de ríos y arroyos por medio de tirolinas y cestas suspendidas de cuerdas, o descanso y una cerveza bien fría en las acogedoras instalaciones de un establecimiento rural.

En Mindo, buena parte de sus casi 3.000 habitantes han desarrollado un proceso de integración con su entorno natural, de modo que el ecoturismo es la actividad más importante de la zona, y predomina una cultura de conservación que se manifiesta -por ejemplo- en el uso de la tierra. Muchos terrenos que anteriormente eran pastizales ganaderos, hoy son bosque recuperado.

Esa vocación ambiental de la gente se incrementó con la designación, en 1988, de una zona aledaña de 19.200 hectáreas como bosque protector “Mindo Nambillo”, un bosque que alberga cinco estratos climáticos, desde los 1.600 metros sobre el nivel del mar, hasta los 4.780, en la cumbre del volcán Guagua Pichincha. Esta variación de altura favorece la diversidad de especies animales y vegetales, una característica importante de la región del Chocó a la que pertenece el bosque protector “Mindo Nambillo”. Como se conoce, el Chocó va desde el sur de Panamá hasta el norte de Ecuador y es considerada la tercera región de mayor biodiversidad en el mundo.

Se calcula que en este bosque protector y su zona de influencia existen 450 especies de aves (entre ellas, 50 especies de colibríes), 370 de orquídeas, 300 de mariposas, y mamíferos como osos de anteojos, cusumbos, armadillos, guantas y venados. Muchas de estas especies son endémicas (solo existen en ese lugar y en ninguna otra parte del mundo) y algunas -como el tucán barbet, del que pudimos ver un ejemplar a lo lejos- están en peligro de extinción.

La población de aves de Mindo vendría a sumar más de la cuarta parte del total de especies de aves registradas en Ecuador (1.600). Por eso, en 1997, Birdlife International, declaró a Mindo primer “Area de Importancia para las Aves de América”. Mindo es un paraíso para los amantes de la naturaleza, pero lo es de modo particular para los observadores de aves, pues allí las tijeretas, el “Quetzal” rojo con verde y negro, el “Blue Wind Mountain”, el “Gallo de la Peña” (un imponente ejemplar rojo incandescente) son ´vecinos´ habituales del lugar. No se pierda la oportunidad de conocer este sitio donde la vida transcurre al son del canto de los pájaros.

Una aproximación a Mindo




none